Este PDF están disponibles en formato de texto. EInewsletterWin20-sp

Texto de PDF

Jugar y aprender bajo techo

A veces el invierno es una época dificultosa para las familias con niños menores de 3 años. La nieve, la lluvia y el frio pueden mantenerlos adentro durante los momentos para jugar. Pero sí es posible que usted trabaje para lograr resultados de la intervención temprana aun cuando no pueden salir afuera a jugar. En las rutinas diarias hay muchos momentos que pueden animar la independencia y la participación de su hijo. Los resultados comunes de E.I. incluyen mejorar las destrezas de auto-ayuda, como por ejemplo, que un niño se vista o se alimente sin ayuda. Las habilidades de lenguaje son otro tema de enfoque para muchas familias. No más al mirar a través de la ventana y platicar del tiempo, se puede aumentar el vocabulario y las habilidades de lenguaje. Su hijo aumenta el vocabulario del lenguaje receptivo mientras escucha a usted, y tal vez algún día lo sorprenda repitiendo lo que le ha dicho.

A los niños menores de 3 años les gusta moverse, y así pueden desarrollar las destrezas motoras, la conciencia espacial y la independencia. Aunque ustedes pueden encontrarse adentro cuando hace mal tiempo o mucho frío, aun así pueden trepar, bailar y aumentar la fuerza y coordinación de los músculos. Aproveche su sofá para construir montañas de almohadones y treparlas, o bailen al compás de música y traten de copiar cada uno los movimientos del otro. Si se encuentran atrapados adentro en un día de nieve, es el momento perfecto para dominar la destreza de subirse y bajarse sin peligro por la escalera. Ayude a su hijo a aprender a gatear para adelante y para atrás con la guía de usted.

Mire el interior de su hogar y considere todas las posibilidades de jugar y aprender. Su cocina podría estar llena de objetos que se pueden explorar sin peligro, como cucharas de madera, tazas de medir y tazones irrompibles. Practique el apilar y anidarlos con su niño, así se le aumenta la conciencia espacial. Con niños de 1 y 2 años, haga de cuenta que están cocinando y dándose de comer uno al otro. Con el juego de fantasía, naturalmente se desarrollan las habilidades sociales, como las de alternarse y usar buenas modales. A la hora de bañar al niño, deje que se quede más tiempo en la tina cuando no pueden salir afuera por el tiempo. Use también un batidor para hacer burbujas y gozar de un rato relajado de jugar con su niño.

Los planes para jugar bajo techo pueden ayudar a mantener ocupados y divertidos a los niños. A algunas familias les gusta colocar “canastas de tesoros” en varios cuartos de la casa. Estas canastas pueden invitar a su niño a explorar. Se pueden agregar objetos que no sean peligrosos de varias partes de la casa para la exploración del pequeño. Guardar una segunda canasta con diversos objetos y cambiarlos cada tanto es una manera de mantener el interés del niño.

Considere llenar su canasta con objetos de la casa, como tazas de medir, gorras, bufandas o espejos de plástico. Chequee los materiales de que están hechos esos objetos.

Las tazas transparentes, superficies metálicas con aspecto de espejo o de varias texturas les interesan especialmente a los niños muy pequeños. Al esconder juguetes en bolsitas para maquillaje con cremalleras y otros recipientes, se puede jugar un nuevo juego como el de esconderse la cara. Inclusive la canasta para ropa sucia tiene muchas texturas, colores, formas y tamaños para comentar. No se pierda nuestra página de consejos más reciente, “E.I. de todos los días: ¡A lavar la ropa!” en este boletín para hallar más ideas.

Cómo entablar relaciones fuertes de colaboración con los profesionales

Es importante que los profesionales de E.I. y las familias colaboren como socios. Cuando las familias y los profesionales colaboran así, los niños progresan mejor. Esta colaboración puede realizarse de varias maneras. Por ejemplo, las familias pueden trabajar junto con los profesionales aprendiendo las estrategias que ellos usan con el niño, y luego implementando las mismas en el hogar. Cuando las familias refuerzan los métodos de E.I., es más probable que los niños progresen. Asimismo, los profesionales pueden colaborar con los familiares preguntándoles acerca de las aptitudes y las preferencias de su hijo. Al aprovechar el conocimiento de los padres en cuanto a su hijo, los profesionales pueden individualizar las estrategias con el fin de satisfacer mejor las necesidades del pequeño.

Las colaboraciones entre familias y profesionales se caracterizan por la aplicación de cinco principios: el respeto, la igualdad, el compromiso, la comunicación y la abogacía. A continuación se presentan algunas maneras para los profesionales y las familias de poner en práctica cada principio.

Principio Familia Profesional
Respeto Reconocer que el profesional puede contar con capacitación única acerca de las necesidades de su hijo (por ej., motricidad gruesa o fina, lenguaje).

Ejemplo: agradecerle al profesional por compartir su pericia diciendo cosas como: “Nos alegra mucho contar con un terapeuta ocupacional en nuestro equipo E.I.”.
Reconocer que los familiares son los peritos en cuanto a su hijo.

Ejemplo: preguntar a los familiares sobre las aptitudes, los intereses y las necesidades concretas de su hijo.
Igualdad Colaborar con los profesionales como miembro del equipo; cada uno de ustedes tiene un rol importante que realizar en la E.I.

Ejemplo: entablar relaciones individualmente con cada integrante del equipo. Cada uno de ustedes desempeña un papel importante en el proceso de E.I.
Colaborar con las familias como miembro del equipo. Las familias y los profesionales son socios de rango igual en la E.I.

Ejemplo: decirles a los padres: “Esperamos con entusiasmo colaborar con ustedes en el proceso de E.I. El propósito general de la E.I. es apoyar a las familias como socios iguales”.
Compromiso Demostrarle al profesional que usted implementa en casa las estrategias de E.I.

Ejemplo: decirle a un profesional de E.I., “Estamos usando esta estrategia de E.I. en casa y hemos visto un progreso excelente”.
Demostrarles a las familias que usted está comprometido con trabajar con los familiares y su hijo. Ofrecerles varias maneras de participar en la toma de decisiones.

Ejemplo: preguntar a las familias qué opinan de las estrategias E.I.; usar preguntas de respuestas tanto abiertas como cerradas (de sí/no) para invitarlos a expresar sus reacciones a la E.I.
Comunicación Ofrecerle comunicación franca, frecuente y coherente al profesional.

Ejemplo: tomar la iniciativa para contactar a los profesionales de E.I con sus preocupaciones, tanto como cosas que le alegran en cuanto a su hijo.
Ofrecerle comunicación franca, frecuente y coherente a la familia. Ofrecerles a los familiares diversas maneras de contactar a usted como profesional.

Ejemplo: darles a los familiares múltiples modos de contactarlo, inclusive por email, mensajes de texto, llamadas por teléfono y visitas.
Abogacía Expresar sus preocupaciones por su hijo. Llevar en mente que usted tiene un rol importante en la E.I.

Ejemplo: expresarse con libertad en juntas con los profesionales de E.I. sobre sus opiniones. Usted es el mejor defensor de su hijo.
Alentar a la familia para que le expresen sus preocupaciones en cuanto a su hijo.

Ejemplo: recordarles a los familiares que pueden concertar una reunión en cualquier momento con el equipo de E.I.

El papel del Coordinador de Servicios en la intervención temprana

Cuando se remite a las familias a la intervención temprana, muchas preguntan: “¿Qué es un coordinador de servicios, y qué hace?” El papel del coordinador de servicios es singular y complejo, con muchas facetas. La coordinación de servicios es el único servicio requerido según la Parte C de la Ley de Educación para Individuos con Discapacidades (IDEA, siglas en inglés), y se le proporciona sin costo a cada familia inscrita en la intervención temprana. Un coordinador de servicios colabora con la familia —desde la remisión inicial hasta la transición para salirse del programa— para ayudar a la familia a tener acceso al sistema de intervención temprana, identificar los apoyos y servicios que satisfagan sus necesidades y comprender los derechos y las garantías procesales de la familia.

Los coordinadores de servicios colaboran con las familias intercambiando información con ellas durante todas partes del proceso. Recogen información de los familiares acerca de su familia y el niño, inclusive las prioridades, las aptitudes y las necesidades que tienen, y les comunican información acerca del sistema de intervención temprana, como por ejemplo las reglas, los reglamentos, las fechas límite y los servicios. Este intercambio de información sirve para ayudar a la familia a tomar decisiones informadas.

Un coordinador de servicios trae pericia sobre el sistema de intervención temprana, inclusive conocimientos sobre las reglas, los reglamentos y los procesos; datos sobre los recursos, apoyos y servicios disponibles; y habilidades de colaboración y el trabajo en equipo. Cada familiar está conectado con un coordinador de servicios que colabora con la familia y le ofrece apoyo.

Entre otras, las responsabilidades del coordinador incluyen:

  • Coordinar y concertar citas para la reunión inicial, los análisis de clasificación y diversas evaluaciones, lo que incluye colaborar con la familia para que determinen juntos cómo, cuándo y quiénes los realizarán. Esto es el comienzo de una relación de cooperación con la familia que se seguirá desarrollando con el tiempo.
  • Informar a las familias sobre sus derechos y darles ejemplos para ayudar la comprensión.
  • Coordinar con la familia y apoyarla en el desarrollo del Plan Individualizado de Servicios para la Familia (IFSP, siglas en inglés), para que las prioridades y los puntos fuertes de la familia se vean reflejados en el IFSP.
  • Informar a la familia sobre los servicios disponibles y cómo tener acceso a ellos. Esto implica apoyar a la familia en la selección de proveedores de servicios y darle remisiones a los proveedores seleccionados.
  • Coordinar la entrega oportuna de los servicios y apoyos.
  • Contactar regularmente a la familia para asegurarse de que reciban los servicios descritos en el IFSP.
  • Coordinar la comunicación con proveedores de servicios médicos, de salud y comunitarios.
  • Desarrollar un plan de transición junto con la familia para la continuación de servicios después de que su hijo cumpla los 3 años, si es apropiado.
  • Informar a las familias de los servicios de abogacía y darles apoyo cuando aboguen por su hijo.

En la labor de un coordinador de servicios, la clave es entablar una relación de confianza con la familia. Un coordinador de servicios tendrá en todo momento un planteamiento centrado en la familia al reconocer a los familiares como miembros plenos e iguales del equipo, reconocer las aptitudes de la familia y respetar sus creencias y valores. Así se permite que las familias tengan acceso a información y apoyos relacionados con las necesidades de su hijo, una comprensión más profunda de las aptitudes y las necesidades del pequeño y acceso a apoyos de buena calidad que sean eficaces, coordinados e individualizados según sus necesidades.

Volumen 32, Número 4 (Invierno de 2020)