Este PDF está disponible en formato de texto. EInoteWin2020-sp

Texto de PDF

E.I. de todos los días: ¡A lavar la ropa!

Al separar y lavar la ropa sucia y doblar la ropa limpia, se encuentra muchas oportunidades de trabajar para alcanzar resultados de la intervención temprana. Puede ser muy divertido doblar, clasificar y jugar en la ropa limpia en casa o en la lavandería. He aquí algunas maneras de ayudar a su hijo a aprender con las rutinas diarias:

Motricidad gruesa y fina

Para practicar la coordinación, deje que su hijo gatee para entrar y salirse de una canasta para ropa. A un bebé que puede levantarse para quedar de pie, anímelo a empujar una canasta llena de ropa por el piso y usarla como un apoyo para caminar. Enrolle los calcetines para hacer pelotas y arrójelas a la canasta como un juego para aumentar la coordinación de ojos y manos y las destrezas de aventar.

Habilidades cognitivas

La ropa se puede clasificar según varios atributos y colocarse en canastas distintas. Diga: “¿Puedes poner toda la ropa de Papi en la canasta azul, y la ropa tuya en la canasta blanca?” Practiquen la correspondencia de calcetines en pares. Ayude a su hijo a aprender a secuenciar al ayudarlo a mover la ropa durante el proceso del lavado.

Habilidades de lenguaje

Mientras trabajan la lavadora y la secadora en la lavandería, aproveche el tiempo para leer cuentos, cantar canciones o hacer juegos con los dedos con su hijo. Describa lo que está pasando en la lavadora cuando ven que se echa más jabón o se empieza el ciclo de centrifugado. Presente nuevas palabras de vocabulario sobre las texturas, los diseños o los colores de la ropa al separarla.

Habilidades social-emocionales

Ayude a su hijo a aprender a compartir cosas y respetar los límites. Explíquele que usted quiere mantener la ropa cuidadosamente doblada para que sea más fácil colocarla en los cajones. Diga: “Esta es mi canasta de ropa doblada. Gracias por dejármela doblada  y bonita”.

E.I. de todos los días: ¡A lavar la ropa!