Hoy en día, la crianza de los niños implica hallar un equilibrio entre el tiempo que se pasa con los aparatos y el tiempo que se pasa sin ellos. No es muy diferente esto de los días del pasado, cuando nuestros padres se encargaban de fijar límites de cuáles programas de la tele podíamos ver, a qué distancia de ella nos teníamos que sentar y cuántas horas podíamos verla por día. Ahora que los aparatos son móviles y posiblemente disponibles todo el tiempo, es más necesario que los padres vigilen el uso apropiado de la tecnología.

La Academia Americana de Pediatras ha establecido algunos parámetros para el tiempo que se pasa ante pantallas:

  • Para los niños menores de 18 meses, el tiempo ante pantallas se debe evitar (aparte de los video chats).
  • Para los niños de 18 a 24 meses, los padres pueden mirar los medios de comunicación con ellos. Si los miran juntos, los niños aprenden de mirar y conversar con sus padres sobre el contenido del video.
  • Para los niños de 2 a 5 años, se debería limitar el tiempo ante pantallas a una hora al día de programas de alta calidad. De nuevo, mirar juntos es mejor, ya que de esta manera se puede volver a enseñar a los niños en el mundo real lo que aprendieron en una pantalla.

Una regla muy fácil de recordar en cuanto al tiempo ante pantallas y los niños pequeños es interacción.

Con ese fin, vamos a considerar cómo puede captar y expandir el interés de su niño por medio de la tecnología. Es importante que mire usted el material con su niño y luego converse sobre el contenido. Por ejemplo:

  • Si miran un video sobre las letras del alfabeto, usted puede trabajar con su niño para identificar letras en su hogar o su comunidad. Por ejemplo, si el video menciona la letra p, usted puede volver a recalcarla al abrir la puerta o jugar con el perro.
  • Si su hijo tiene una cita con su pediatra o dentista, podrían mirar un video sobre ir al doctor o dentista antes de la visita. De esta manera, pueden tener juntos un anticipo de la visita. Esto podría servir también si a su hijo le van a sacar radiografías, operar o hacer algún procedimiento invasivo. 
  • Si usted está tratando de crear una rutina para la hora de dormir, podría incluir una canción de cuna o video sobre dormirse que se convierta en una tradición para su rutina. Además, si su hijo va a dormir en la casa de la abuela o van de vacaciones, podrán usar la canción de cuna o video en otro lugar para mantener allí la rutina de la hora de dormir. 
  • Si usted está tratando de incorporar nuevos alimentos a la dieta de su hijo, podría buscar un video sobre el nuevo alimento. Al compartir con su hijo un video sobre el alimento y otros niños que lo comen, podría ayudar a demostrar que el alimento sabe rico. 

Recuerde que es importante interactuar con su hijo acerca de los videos y usar selectivamente el tiempo ante pantallas. Cuando se usa apropiadamente y con moderación, ¡la tecnología puede ser una herramienta fabulosa!

Escrito originalmente para el Boletín del Centro de Información sobre la Intervención Temprana: Primavera de 2019

Tiempo tecnológico (por Meghan Burke)