El verano puede ser una temporada tanto divertida como difícil. Puede ser liberador no tener rutinas escolares o diarias. Sin normas formales de planificación, se puede escoger actividades preferidas. Sin embargo, también puede ser difícil identificar tales actividades, especialmente sin guía y sugerencias. Presentamos a continuación algunas sugerencias para actividades veraniegas.

Aprovechar las aptitudes y preferencias de su hijo

Como madre o padre, usted conoce mejor que nadie a su hijo. Piense en las actividades, las personas y los lugares favoritos de él. Trate de identificar actividades veraniegas que se adapten a sus aptitudes y preferencias. Por ejemplo, si le encanta jugar con agua, considere visitar un museo infantil local que tiene actividades con agua, ir a la piscina pública local y organizar actividades acuáticas en su propio jardín.

Satisfacer las necesidades de su hijo

El verano puede ser también una temporada maravillosa en que pensar creativamente en cómo tratar las necesidades de su hijo. Por ejemplo, piense en los objetivos que tiene usted para su hijo. ¿Quiere que coma independientemente? ¿Quiere que su hijo tenga más palabras? Ahora, en vista de estos objetivos, identifique actividades que podrían ofrecer una plataforma con que alcanzarlos. Se presenta a continuación una lista de posibles objetivos y actividades correspondientes.

Gozar el verano

Para los padres y madres de niños que reciben servicios de intervención temprana, puede ser fácil quedarse en el modo de “terapeuta”. Muchos reconocen la necesidad de pasar tiempo con sus hijos sin trabajar en alcanzar ciertos objetivos. Con este propósito, tal vez quiera visitar estos enlaces, escritos (en inglés) por padres de niños con discapacidades, sobre cómo equilibrar responsabilidades:

Sean las que sean las actividades a que se dediquen, ¡asegúrese de gozar el tiempo con su hijo este verano!

Objetivos Actividades
Mejorar la motricidad finaUsar plastilina para crear objetos (p. ej., pulseras), usar tenazas para recoger cosas pequeñas (p. ej., botones), animar a su hijo a pasar páginas en un libro o colorear
Mejorar la motricidad gruesaIr al parque, brincar, bajar una resbaladilla, andar en bicicleta, caminar a la casa de un vecino
Mejorar el lenguaje receptivo y expresivoPedir que su hijo pida lo que quiera hacer, animarlo a responder a preguntas, practicar las palabras “hola” y “adiós” con personas nuevas
Aumentar las habilidades de juegoIdentificar grupos de juego en la comunidad, participar en eventos locales para niños, asistir a lecturas de libros en la biblioteca local

Escrito originalmente para el Boletín del Centro de Información sobre la Intervención Temprana: Verano de 2018

Los planes para el verano (por Meghan Burke)