Las riñas a la hora de acostarse son estresantes para los adultos durante todas las etapas del desarrollo de los niños. Las dificultades en la rutina de sueño de un niño pueden comenzar poco después del nacimiento si se queja mucho y es difícil de sosegar. Las dificultades pueden continuar para un bebé cuando se levanta para evitar acostarse. Los niños activos de 1 y 2 años, que ya pueden caminar, pueden bajarse de la cama para un abrazo más o un vaso de agua más.

Las rutinas de acostarse pueden plantearles dificultades adicionales a las familias de niños pequeños con discapacidades o retrasos del desarrollo. Puede ser que las familias hayan resuelto problemas relacionados con la apnea del sueño u otras preocupaciones por la salud. Puede que tengan que utilizar equipos adicionales para mantener seguro a su hijo durante la noche.

Los padres y cuidadores agotados pueden cansarse de lidiar con los conflictos a la hora de acostarse. Pero las recompensas de formar una rutina saludable del sueño bien valen la pena. Cuente con su equipo de intervención temprana para obtener guía y apoyo a la hora de desarrollar una rutina que sirva bien para su familia. Al trabajar para resolver cada dificultad, tenga en mente que cada noche de sueño sano es un paso más hacia el bienestar físico, emocional y cognitivo para su hijo y su familia. El sueño sano puede ayudarles a hacer lo siguiente:

  • Formar un cuerpo sano. El descanso apropiado está relacionado con los patrones de crecimiento sano. Un niño que ha descansado bien es más capaz de resistir las enfermedades, mantener un peso corporal sano y gozar de una salud física mejor en general. Ciertas hormonas que fomentan la reparación y el crecimiento de las células se liberan solamente durante el sueño profundo.
  • Mejorar el desarrollo del cerebro. Los cerebros de los niños menores de 3 años están activos y creciendo durante el sueño. Mientras duermen, los cerebros de niños pequeños están trabajando activamente para procesar las memorias y la cognición, y hasta establecen los procesos cerebrales fundamentales para el desarrollo físico.
  • Apoyar la auto-regulación. La auto-regulación es la manera de que el cerebro y el cuerpo colaboran para controlar las emociones, la atención y los pensamientos. A un niño que ha descansado bien se le hace más fácil hacer frente a los sentimientos intensos y las transiciones durante todo el día. El descanso suficiente les ayuda a los niños a seguir prestando atención mientras exploran nuevas cosas y aprenden sobre su mundo durante los tiempos de juego.
  • Mejorar la salud general de la familia. Las investigaciones también indican que se mejora la salud de toda la familia cuando los padres y otros adultos que viven con niños pequeños tienen un sueño sano. Tome en cuenta las necesidades de descanso de toda la familia al hacer sus planes para la rutina del sueño de los niños pequeños.

Lo anterior se editó anteriormente en el número de la Primavera de 2020  boletín del Centro de Información sobre la Intervención Temprana de Illinois.

El sueño sano es provechoso para todos