Los niños aprenden y se desarrollan jugando, pero ¿significa eso que hay que gastar mucho dinero en juguetes caros? No. Al contrario, los mejores juguetes son a menudo cosas comunes del hogar. Los niños pequeños aprenden mejor cuando están en ambientes naturales con las personas y los materiales que ya conocen. Los proveedores de la intervención temprana pueden usar este principio para ayudar a usted a escoger materiales que ya tiene en su hogar, enseñarle cómo usar objetos comunes para lograr las metas del desarrollo de su hijo y animar la participación de su hijo en actividades basadas en sus intereses.

Recuerde que un “juguete” no es más que una herramienta para apoyar los objetivos del desarrollo de su hijo, y que el “juego” no es más que un método que empleamos para enseñar. Usted tiene una función importante en las experiencias cotidianas de su hijo. Lo ayuda a fortalecerse mediante el juego. Compartimos a continuación una lista de cosas domésticas comunes y actividades relacionadas que puede utilizar usted para apoyar el desarrollo de su hijo.

Envases de plástico vacíos

¿Ha jugado al boliche con envases? Es una actividad divertida que puede mejorar las habilidades de motricidad gruesa de su hijo. Primero, llene varios envases de la misma cantidad de agua. Para una actividad colorida, añada al agua pintura o colorante de alimentos. Arregle los envases como se fueran pinos (bolos) de boliche. Dele una pelota a su hijo y pida que tumbe los pinos. Además de mejorar su motricidad gruesa, puede estimular el desarrollo cognitivo y comunicativo de su hijo al pedirle que identifique los colores en los envases.

Molde de panquecitos

Un molde de panquecitos no es solamente para panquecitos. Se puede usar para un juego de corresponder colores. Reúna un molde de panquecitos, pelotas plásticas de colores (más grandes que los de ping-pong para evitar el riesgo de ahogarse) y papel colorido que corresponde con los colores de las pelotas. Coloque el papel colorido en los huecos del molde y pida a su hijo que corresponda cada pelota con el hueco del color correcto. También lo puede animar a identificar los varios colores. Esta actividad desarrolla tanto la motricidad fina como las habilidades cognitivas.

Pelar una clementina o banana

Una manera muy sencilla y saludable de trabajar en los músculos pequeños de su hijo (por ejemplo, la fuerza digital, el agarre de pinza, la coordinación bilateral) es la de dejar que ayude a pelar su fruta (clementinas, bananas). Para que le sea más fácil, puede empezar usted a pelar la fruta y luego dejar que su hijo lo termine de hacer.

Cojines del sofá, almohadas, cajas de cartón y cinta de pintor

¿Quiere trabajar en la motricidad gruesa de su hijo, pero es un día frío o lluvioso? Junte cojines y almohadas y arréglelos en una pista de obstáculos. Si tiene una caja de cartón grande, pida a su hijo que gatee a través de ella como si fuera un túnel. También puede usar cinta de pintor para crear una línea en el piso y pedir que su hijo camine talón-a-dedos sobre ella o que la pase brincando. La línea puede ser recta o curvada. Luego, ¡únase a su hijo y diviértanse juntos!

Abarrotes

¿Acaba de llegar del súper? Para enriquecer el vocabulario y las habilidades lingüísticas de su hijo, pida que nombre los productos o anímelo a describir los colores y tamaños de los productos mientras usted vacíe las bolsas. También pueden jugar un juego de adivinanzas en que usted le da de tres a cinco pistas. Por ejemplo, le podría decir: “Esta cosa es una fruta. Se ve redonda y roja. Sabe jugoso y rico”. Luego anímelo a adivinar qué es.

Con un poco de creatividad, usted puede aprovechar cosas domésticas para crear juegos divertidos para los dos. Si tiene más preguntas sobre cómo usar cosas domésticas para tratar los resultados del desarrollo de su hijo, hable con su coordinador de servicios o sus proveedores de intervención temprana.


Escrito originalmente para el Boletín del Centro de Información sobre la Intervención Temprana: Otoño de 2018

Tienen todo lo que necesitan. Cómo usar cosas domésticas para la intervención temprana (por Hsiu-Wen Yang)