Puede ser difícil abogar a favor de su hijo. Depende de las necesidades del niño, es posible que usted tenga que abogar por servicios, cuestiones médicas e inclusión. Puede ser que se pregunte: ¿Cómo puedo ser el mejor defensor de mi hijo?

Como experto en su hijo, usted ya es su mejor defensor. Debería sentirse seguro al expresar sus preocupaciones a profesionales. Usted realmente conoce mejor a su hijo que cualquier otra persona.

La abogacía se divide a menudo en dos tipos: la proactiva y la reactiva. La abogacía proactiva ocurre cuando anticipa la necesidad de abogar por su hijo para evitar un problema o una crisis. Por ejemplo, podría abogar proactivamente para obtener un permiso de estacionamiento para discapacitados a fin de tener acceso a lugares públicos y privados. La abogacía reactiva ocurre cuando ya hay un problema. Por ejemplo, si una agencia de cuidado infantil se niega a inscribir a su hijo a causa de una discapacidad, usted podría abogar por un cambio en la postura de la agencia.

Sea el que sea el tipo de abogacía, tenemos varios consejos para ayudarlo a ser buen defensor. Presentamos a continuación consejos para la abogacía genérica, la educativa y la médica.

Abogacía genérica

Documente sus intentos de abogar. Es importante llevar un rastro documental que detalle las circunstancias que requieren la abogacía y los intentos de abogar que hace usted. La documentación puede incluir guardar emails y documentos en su computadora y guardar documentos en papel en un lugar seguro.

Conozca a otras familias de niños con necesidades similares. Lo ayudará a aprender otros consejos de abogacía. Es común que otras familias han experimentado barreras similares y razones por abogar. ¡No hay ninguna razón por reinventar la rueda! Hable con otras familias para aprender estrategias de abogacía exitosas.

Base su abogacía en lo que necesita su hijo. Es difícil discutir en contra de las necesidades del niño. Recuerde que no se trata de lo que quiere usted, sino lo que necesita su hijo. La abogacía de usted siempre debería basarse en “Esto es lo que necesita mi hijo”.

Abogacía educativa

Prepare un escrito de lo que quiere comunicar como madre o padre en la reunión. Las reuniones educativas pueden ser abrumadoras. Anote sus preocupaciones en el escrito. Comparta el escrito con los profesionales educativos. Lo ayudará a documentar y expresar sus preocupaciones.

Pida una copia de evaluaciones y borradores de planes de servicio antes de las reuniones. Puede ser difícil prepararse para una reunión sin tener el borrador de la evaluación y/o el plan de servicio. Pida una copia de los documentos para poder basar su abogacía en estos informes.

Abogacía médica

Lleve a otra persona consigo a las citas. Puede ser difícil hacer preguntas y abogar por su hijo si el niño está consigo durante la cita. Pida que otra persona vaya consigo y que cuide al niño para que usted pueda hacerle preguntas al profesional médico.

Lea sobre la cobertura de su seguro. Es esencial que usted esté bien informado en cuanto a lo que cubrirá y no cubrirá su póliza. Lea con cuidado los materiales de su agencia de seguros para informarse.

Escrito originalmente para el Boletín del Centro de Información sobre la Intervención Temprana: Verano de 2019.

Usted es el mejor defensor de su hijo