Cómo abogar por su hijo en la asistencia médica

Cómo abogar por su hijo en la asistencia médica

Cuidar a un niño en los servicios médicos como una sala de emergencias o unidad de cuidado intensivo neonatal (NICU, siglas en inglés) puede ser abrumador en sí, especialmente con el estrés adicional de llevar la cuenta de toda la información técnica que usted recibe de los profesionales. Pero usted puede informarse y comunicarles a los proveedores de atención médica sus preocupaciones sobre el desarrollo del niño para colaborar con ellos. A continuación se presentan algunas maneras sencillas y eficaces de abogar por su hijo.

Comunicarse

  • Comparta información, como el historial médico de su hijo inclusive las diagnosis y las preocupaciones que usted tiene, lo que ha observado y sus prioridades para su hijo.
  • Pregunte a los profesionales sobre las fuentes de información confiable que ellos recomiendan para aprender más sobre las necesidades médicas específicas de su hijo.
  • Haga preguntas a los profesionales para estar seguro de entender sus diagnósticos y el cuidado y los servicios que recomiendan que su hijo reciba.
  • Apunte sus preguntas antes de las citas con profesionales para asegurarse que se contesten todas sus preguntas.

Guardar la documentación

  • Haga apuntes durante las visitas e interacciones relacionadas a temas médicos para documentar las experiencias y/o pedir resúmenes e informes por escrito a los profesionales.
  • Mantenga organizados los papeles para que usted pueda valerse de sus apuntes y documentos como apoyo para sus esfuerzos de abogacía en situaciones de la atención médica.
  • Lea los materiales que reciba de su aseguradora para entender lo que su póliza cubre y lo que no.

Encontrar y llevar consigo a personas de apoyo

  • Lleve consigo a un familiar o amigo a los lugares de asistencia médica si es posible. El apoyo de otra persona puede ayudarlo a entender y recordar la información médica que reciba durante las visitas al doctor o las estancias en el hospital.
  • Considere hablar con otras familias que tienen hijos con retrasos o discapacidades para aprender de sus experiencias y obtener consejos.

Pedir una segunda opinión

Si usted no se siente cómodo con la atención médica que su hijo ha recibido o si le parece que necesita más información sobre ella, puede pedir una segunda opinión médica. Lo ideal es que usted se sienta confiado y cómodo con el cuidado médico que su hijo recibe.