Cómo abogar por su hijo a la vez que se cuida de sí mismo

Revisado:

person walking up steps

Según la Ley de Educación para Personas con Discapacidades (IDEA por sus siglas en inglés), las familias son socios iguales en los equipos del Plan de Servicios Individualizados para la Familia (IFSP, siglas en inglés) y Plan de Educación Individualizada (IEP, siglas en inglés) de su hijo. Si usted es el padre o la madre de un niño con una discapacidad, usted puede valerse de sus conocimientos al abogar por los servicios necesarios. La investigación ha revelado que la abogacía de los padres y madres puede ayudar a que las familias tengan acceso a servicios para sus hijos.

¿Cómo me cuido de mí mismo a la vez que también abogo por mi hijo?

Aparte un rato para cuidar de sí mismo para que pueda ser su mejor yo para la familia. Así que un auto necesita el combustible para ir, usted también tiene necesidades. Considere las siguientes maneras de cuidar de sí mismo:

  • ¡Usted no está solo! Exprese sus sentimientos y experiencias a otros padres y madres de niños con discapacidades, en línea o en juntas en persona de grupos de apoyo para padres o de capacitación.
  • Hable con su cónyuge, un familiar o un amigo sobre sus emociones y experiencias. Es posible que ellos no sepan cómo usted se siente acerca de abogar por su hijo.
  • Pase tiempo con su hijo en actividades agradables para los dos; no se dedique sólo a la abogacía.
  • Participe en CUALQUIER tipo de actividad positiva para la salud mental, como la oración, oficios religiosos, la terapia, el ejercicio o el yoga.

Además, si usted aboga por su hijo, eso puede tener efectos positivos para usted y su hijo. A largo plazo, si realiza algunas estrategias sencillas y eficaces de abogacía, puede sentirse con más poder, más control y menos estrés.

¿Cuáles son algunas maneras sencillas y eficaces de abogar por mi hijo?

  • Llevar un registro: usted puede mantener copias de toda comunicación con la escuela al guardar emails, hacer screenshots de emails y mensajes de texto y guardar copias impresas en casa. Después de una conversación verbal, resuma la conversación en un email para hacer un registro de lo que se dijo. Al guardar copias, usted podrá identificar los servicios que su hijo necesita y abogar para recibirlos.
  • Encontrar recursos: usted puede encontrar recursos para abogar por su hijo. Estos pueden incluir reuniones con otros padres y madres de niños con discapacidades, grupos de apoyo, contacto con Centros de capacitación e información para padres y Wright’s Law.
  • Comunicarse: la comunicación continua con la escuela es una forma de abogacía. Ésta puede incluir las llamadas por teléfono, emails, mensajes de texto, libretas que se pasan entre la familia y la escuela o documentos compartidos, y juntas en persona. Al comunicarse así, usted y la escuela pueden mantenerse informados sobre los servicios que su hijo necesita.