Se ha dicho que el juego es el trabajo de la niñez, pero puede ser una parte divertida de ser padre o adre. Cuando usted se ríe, baila, juega a la fantasía y habla con su hijo, le alimenta el desarrollo. Cualquier actividad segura que usted y su hijo hallan divertida es un juego. Aquí hay algunas sugerencias para considerar:

Usted es el primer “juguete” de su hijo, y el favorito.

Hable, ríase y cante con su hijo cuando están juntos. Trate de imitar sus movimientos y palabras. Abrácelo con cariño y baile con él. Aprenda y goce de cantar canciones interactivas, como “Las tortillitas”, “La arañita” y “Pulgarcito, ¿dónde estás?”. Busque sugerencias en libros de canciones para niños o los CD que tiene su biblioteca local. A su bebé no le importará si la melodía o la letra es exactamente correcta.

Tenga juguetes apropiados al desarrollo que los niños pueden usar de varias maneras.

Considere lo que es seguro para su hijo en esta etapa de su desarrollo. La mayoría de los niños disfrutan de muchas cosas: pelotas y otros juguetes que ruedan; bloques; títeres, muñecas y animalitos de peluche; platos que no se rompen; recipientes de plástico o cartón; llaves, instrumentos musicales, teléfonos y otros aparatos de juguete; toallitas, cobijas pequeñas y pañuelos; sonajeros y otras cosas que hacen sonidos; y otras cosas que usan sus padres y madres.

Todos los niños pueden jugar.

Busque maneras de jugar con su hijo. Tome en cuenta las habilidades y los intereses del niño. Si le encanta la música, dele una caja y una cuchara de madera, sonajeros o una campana colgada de un listón suave y amarrado a su muñeca que puede agitar. Si le gustan los colores, tal vez le interesen las pelotas suaves y los pañuelos de tela. Los padres y madres de niños que tienen necesidades especiales pueden hallar juguetes especiales y tomarlos prestados de tales agencias como el Lekotek Center y el Illinois Assistive Technology Program. Un terapeuta que trabaja con su hijo quizás tenga sugerencias también.

Anime a otros niños a que incluyan al niño que tiene necesidades especiales.

Enséñeles o sugiéreles a los niños cómo incluir en su juego a los niños de necesidades especiales. Busque juegos y juguetes que animan la interacción y requieren el uso de las habilidades de su hijo. Si Jayden tiene problemas de vista, los demás niños lo pueden tocar delicadamente y describir lo que están haciendo. A lo mejor puede golpear el tambor o agitar una campana como uno de los músicos de la banda. Podría participar en un círculo que pasa de un niño al siguiente una pelota que tiene una campana o un carillón adentro. Si Mia no oye bien, los otros niños pueden usar dibujos y gestos para guiarla. Puede tirar pelotas a una canasta o apilar bloques con ellos. Sus amigos y familiares tal vez disfruten de aprender un lenguaje de señas básico para usar con ella—y entre sí.

Boletín relacionado

La labor paterna y materna puede ser juego de niños
Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail